Menu

El Muro de John Lennon de Praga, que durante décadas fue el único lugar del centro de Praga donde los grafiteros pudieron exponer su creatividad, se reabrió hoy con una "nueva cara" tras su reconstrucción integral y mostrando trabajos sobre el amor y la libertad de más de 30 artistas checos e internacionales.

Ha coordinado este trabajo el diseñador Pavel Stastny, autor del logotipo del Foro Cívico, movimiento que abanderó el expresidente y dramaturgo Vaclav Havel en el tránsito de su país a la democracia tras la Revolución de Terciopelo de 1989, de la que ahora se celebran 30 años.

"Los artistas necesitan libertad y tiempo, y hoy acabaremos de pintar el muro a altas horas de la noche", reconoció a Efe Stastny, para quien la cooperación de una treintena de artistas procedentes de cinco países "ha funcionado".

"Hemos traducido el leitmotiv 'All you need is love' a treinta lenguas y ahora (...) lo pintaremos por medio de esprays en la pared", añadió en medio del fragor del trabajo de los artistas.

En el centro del muro reaparece la efigie del cantante inglés John Lennon, que estuvo unido simbólicamente a este lugar desde su asesinato el 8 de diciembre de 1980 en Nueva York, ya que llevó a sus seguidores del movimiento "underground" checoslovaco a levantarle entonces un sencillo monumento que ahora también se ha restaurado.

Hay además aquí símbolos anarquistas, poemas alusivos al amor, y la célebre estrofa del estribillo y título de la canción "All you need is love", del legendario grupo de pop británico.

"Les hemos dejado libertad creativa sin límites o restricciones, evitando sí símbolos satánicos o grandes vulgaridades, pero eso no lo hace nadie", aseguró Hedvika Cepelova, portavoz de los Caballeros de la Orden de Malta, propietarios del muro.

Cepelova destacó además que este lugar ha sido declarado por el distrito Uno de Praga como Lugar Memorial, siendo "la primera vez que una autoridad pública checa ha dicho que este muro es significativo".

En el futuro, las autoridades del distrito evitarán, mediante una labor policial y educativa, que vándalos los dañen con esprays, como ha ocurrido en el pasado, aunque no se impedirá a los que quieran dejar mensajes con tiza o bolígrafo en el muro que lo hagan en una zona reservada especialmente para ello, pero sin uso de esprays.