Menu

A través de los ojos de su familia, la figura de Linda McCartney revive en el museo Kelvingrove de Glasgow, que acoge una retrospectiva con las instantáneas más íntimas de la esposa del vocalista de los Beatles.

"The Linda McCartney Retrospective" es obra de Paul McCartney y las dos hijas de la pareja, Mary y Stella, quienes, entre el amplio legado de la fotógrafa, han seleccionado imágenes que van desde los grandes momentos que la música vivió en los sesenta hasta las escenas más familiares.

A través de sus lentes, McCartney inmortalizó a sus hijas, captó animales, personas anónimas y sus lugares preferidos, como la casa familiar de la región de Argyll (en el suroeste escocés), y también autorretratos.

La muestra, que es la primera retrospectiva sobre la artista americana en el Reino Unido y podrá visitarse hasta el próximo enero, contiene varios de sus objetos personales entre los que destaca un diario que confeccionó a lo largo de los sesenta.

Según la familia de McCartney, esta pieza "muestra una nueva perspectiva de la escena musical contemporánea de la época y los inicios de su carrera fotográfica", los cuales se produjeron a mediados de los sesenta, cuando su objetivo capturó a Jimi Hendrix, Aretha Franklin, The Rolling Stones o The Beatles.

La exposición también presenta material de archivo, sus cámaras y el resto de su equipo fotográfico y algunas revistas vintage que se descubrieron entre sus pertenencias.

Para su esposo, Paul McCartney, con el que se casó en 1969, es "realmente maravilloso" presentar una exposición como esta en Glasgow, una ciudad que, según dijo, Linda "amaba".

"Ella amaba Escocia porque nos dio muchos recuerdos, mucha libertad y muchos momentos felices. Es bueno tener todo eso recogido en la exposición del Kelvingrove", indicó.

En 1968, Linda McCartney fue la primera fotógrafa cuyo trabajo apareció como portada de la revista Rolling Stone, que publicó un retrato suyo del guitarrista Eric Clapton.

Lea también: Los Beatles sí existieron, los recordamos y nos influyeron

Cuando años más tarde, Linda y Paul aparecieron en la portada de esta misma publicación, ella fue la primera persona en ser fotografiada y en haber firmado una foto de portada.

Su trabajo se expuso en instituciones de todo el mundo, entre las que se incluyen el Centro Internacional de Fotografía de Nueva York, el Museo Victoria & Albert de Londres y la National Portrait Gallery, también en la capital británica.

Convencida vegetariana y activista por los derechos de los animales, desarrolló asimismo una faceta como escritora de libros de cocina y fundó la empresa de comida "Linda McCartney Food" con la que promovió una dieta basada en los vegetales.

La artista, que aprendió a tocar el teclado y formó junto a su esposo la banda "Wings", posterior a la separación de los Beatles en los setenta, murió de cáncer de mama en 1998 a la edad de 56 años.

Su hija Stella destacó cómo muchas de las instantáneas fueron tomadas en Escocia, ya que era "uno de sus lugares favoritos en la tierra".

"A través de estas imágenes, te encuentras con la verdadera madre que conocí. Ves su crudo y profundo talento y su pasión por su arte, la fotografía", afirmó Stella, para quien cada una de las capturas refleja "su humor, su amor por la familia y la naturaleza y sus momentos, enmarcados con un ligero toque surrealista".

La retrospectiva aterriza en Glasgow en su llegada al Reino Unido, después de visitar el Museo Hundertwasser de Viena (Austria), el Pavillon Populaire de Montpellier (Francia), y el Museo Daelim de Seúl (Corea).

David McDonald, vicepresidente del Ayuntamiento de Glasgow, dijo que la retrospectiva "es sin duda una de las exposiciones más esperadas de 2019".

"Desde su temprana carrera como fotógrafa, en un sector dominado en ese momento por los hombres, hasta la documentación de su vida familiar y el mundo natural, es una visión cautivadora de una artista brillante durante los diferentes períodos de su práctica fotográfica", señaló. 

Lea también: Robert Plant tocó Immigrant Song por primera vez en 23 años