Menu

Hasta el gran escaparate hípster de Coachella viajará Las Robertas, el primer grupo de Costa Rica en actuar en este influyente festival y cuyos integrantes dijeron que se trata de toda una oportunidad para la banda pero también de una responsabilidad para dejar el nombre de su país en alto.

"Para nosotros es algo increíble, una oportunidad que, la verdad, es muy grande a nivel de carrera musical. Estamos súper emocionados de todo lo que puede venir, de las nuevas oportunidades que pueden salir", indicó en una entrevista Mercedes Oller, cantante y guitarrista de Las Robertas.

"Pero también sentimos una gran responsabilidad de dejar el nombre de nuestro país en alto. Al ser la primera banda costarricense en Coachella, tenemos que cumplir un buen papel, dar un buen concierto y que la gente se interese por todo lo que está sucediendo no solo en Costa Rica sino en Centroamérica", añadió.

Este trío de rock, que se ha hecho un hueco en la escena alternativa internacional con actuaciones en países como México y España, se presentará en Indio (California, EE.UU.) en Coachella, uno de los festivales más importantes del mundo, que se celebrará en dos fines de semana seguidos (del 12 al 14 y del 19 al 21 de abril) y cuyo cartel lideran Ariana Grande, Tame Impala y Childish Gambino.

Las Robertas formarán parte de una notable delegación latina que este año incluye al colombiano J Balvin, la española Rosalía, el puertorriqueño Bad Bunny, los mexicanos Los Tucanes de Tijuana o las chilenas Javiera Mena y Mon Laferte.

Con influencias que van desde el rock de los años sesenta, el garage, el pop "indie" o el shoegaze, Las Robertas plantea su actuación en Coachella como una pequeña ventana por la que se pueda asomar el público global para observar la escena costarricense.

"Ver a una banda de Costa Rica en el cartel o tocando en otros shows grandes le abre a la gente la incertidumbre o la curiosidad de investigar qué sucede ahí", apuntó Oller.

"No es usual ver a una banda de nuestro estilo viniendo de Costa Rica. La gente, cuando piensa en Costa Rica, piensa en otros tipos de música, pero sí hay una escena alternativa bastante amplia y con bandas súper buenas", aseguró.

De ahí que, perfectamente metida en su papel de embajadora de los ritmos independientes en su país, Oller se lanzara rápidamente a enumerar colegas ticos que merecen la pena ser escuchados: Ave Negra, Dylan Thomas, Monte y Niño Koi, entre otros.

Pese a que su último disco, "Waves of the New", apenas tiene dos años, Las Robertas ya trabaja en su nuevo álbum y, además, presentó recientemente un EP, "Together Outrageously", que estrenará en Coachella y es "un vistazo pequeñito" al "nuevo sonido" de la banda.

El EP incluye dos temas originales, "Thunder River" y "Together Outrageously", junto a una versión de "Pesadilla" de la banda colombiana de los años setenta Elia y Elizabeth.

En este sentido, el baterista Fabrizio Durán reflexionó sobre el cambio sonoro de Las Robertas: de sus inicios punk, ruidosos y "lo-fi" ("Cry Out Loud", 2010) al tono más ensoñador y melódico de sus últimas entregas.

"Tal vez es la madurez. Tal vez uno quiere hacer cosas más rápidas y aceleradas en la juventud", indicó.

Oller agregó que las nuevas canciones "son más relajadas", más calmadas: "Menos de adolescente enfurecido y un poquito más como.. De adulto al que le dan migrañas al día siguiente de tomar", completó con ironía.

Por otro lado, ambos coincidieron en el que el optimismo y las buenas sensaciones que dejan sus temas, principalmente por los coros y melodías que se elevan sobre las guitarras, tienen mucho que ver con su lugar de origen.

"Estamos muy bendecidos de vivir rodeados de naturaleza increíble y como que el ritmo de vida es un poco distinto al de países grandes como EE.UU. o España. Estamos bendecidos, honestamente, como país: es seguro, no hay carteles ni esas situaciones espantosas, no hay Ejército...", argumentó Oller.

"Nuestra música transmite ese sentimiento y nos lo han hecho notar muchas veces. Podemos sentir el 'pura vida' (lema nacional de Costa Rica) en la banda (...) y creo que nuestro aporte a la música que hacemos, a nivel de identidad nacional, más que un estilo o que sea tropical o no, es un sentimiento. Y eso se nota en las canciones", cerró.