Menu

La controvertida cantante irlandesa Sinéad O'Connor ha anunciado que se ha convertido al islam y que ha cambiado su nombre por el de Shuhada' Davitt.

La artista dublinesa, de 51 años, comunicó la noticia a sus seguidores a través de su cuenta de Twitter, en la que también colgó una fotografía en la que aparece llevando un pañuelo tipo hiyab.

"Esto es para anunciar que estoy orgullosa de haberme convertido en musulmana", escribió el pasado día 19 en la red social, mientras que en un vídeo cantaba el "adhan", la llamada a la plegaria en el islam.

O'Connor ya cambió legalmente su nombre el pasado año y pasó a llamarse Magda Davitt, por lo que su primer mensaje al respecto en Twitter, donde su cuenta de usuario es "@MagdaDavitt77", pasó casi inadvertido.

"Esta es la conclusión natural del viaje de cualquier teólogo inteligente. Todo estudio de las escrituras llevan al islam. Lo que hace redundante todas las demás escrituras (...) Me darán un (otro) nombre nuevo. Será Shuhada'", tuiteó la artista.

La noticia ha cobrado protagonismo después de que el imán irlandés Shaykh Dr Umar Al-Qadri colgó hoy en su Twitter un vídeo con Shuhada' Davitt efectuado la declaración de fe del islam.

O'Connor alcanzó fama mundial en los años 90 con el tema del estadounidense Prince "Nothing Compares 2 U", aunque también es recordada por romper en 1992 en una cadena de televisión estadounidense una fotografía del entonces papa Juan Pablo II, en protesta por los abusos sexuales cometidos contra menores.

Siete años después, se ordenó sacerdote de la orden católica disidente de los tridentinos en una ceremonia celebrada en Lourdes (Francia), tras la que adoptó el nombre de Madre Bernadette Mary.

La Iglesia Católica irlandesa dijo entonces que esa ordenación era "extraña y absurda".

En los últimos años, la cantante también ha declarado que lucha contra la depresión y que ha tenido a menudo pensamientos suicidas, tras confesar que ella misma fue víctima de abusos en su infancia.

En noviembre de 2015, la cantante publicó en Facebook una nota en la que anunciaba que se había tomado una sobredosis.

La policía la localizó en aquella ocasión en un hotel de Dublín y la trasladó a un hospital, donde se recuperó tras recibir tratamiento médico.

Y en mayo de 2016, O'Connor fue declarada en paradero desconocido y fue localizada de nuevo por la policía, en esa ocasión en la localidad de Wilmette, próxima a Chicago (EEUU).

Medios estadounidenses informaron entonces de que la policía fue alertada por alguien de su entorno y estuvo tratando su desaparición como un caso de "posible suicidio".