Menu

Irlanda se despidió hoy de la cantante y líder de The Cranberries Dolores O'Riordan, quien falleció este lunes en Londres a los 46 años por causas aún desconocidas, aunque la Policía británica ha descartado que ocurriera en circunstancias "sospechosas".

Su repentina muerte ha conmocionado a este país, donde se la recuerda como la voz de toda una generación y como un icono mundial de la música en la pasada década de los 90, cuando la banda de Limerick triunfó con temas como "Zombie", "Linger" o "Dreams" de la mano de su distintiva voz.

Desde las 10.00 horas GMT de hoy, decenas de personas hacen cola para firmar en el Ayuntamiento de Limerick (suroeste de Irlanda) el "libro de condolencias" con el que homenajear a su ciudadana más ilustre, una iniciativa que también está disponible en la web del consistorio para sus fans en la comunidad global.

Y desde que se conoció ayer la noticia de su marcha, no han parado de sucederse las muestras de afecto de numerosas personalidades, desde el presidente irlandés, Michael D. Higgins, y el primer ministro, Leo Varadkar, hasta sus compañeros del mundo del espectáculo.

Además de tristeza, el sentimiento generalizado es de sorpresa, pues O'Riordan parecía haber dejado atrás sus problemas de salud y se mostraba entusiasmada por volver a los escenarios y retomar varios proyectos musicales.

De hecho, la muerte la visitó en un céntrico hotel de Londres, donde se encontraba para participar en una "breve sesión de grabación", según explicó su representante al anunciar el lunes su fallecimiento, si bien no dio más detalles al respecto.

Pocas horas después se ha sabido que Dolores tenía previsto poner hoy martes su voz a una versión del tema "Zombie", tocada por el grupo estadounidense de rock Bad Wolves.

Asimismo, el productor musical Dan Waite, amigo personal de O'Riordan, ha revelado que la artista le dejó un mensaje poco después de la medianoche del pasado domingo y que sonaba como si estuviera "llena de vida", al tiempo que confesaba "cuánto le gustaba la versión de 'Zombie' de Bad Wolves".

"Bromeaba y estaba deseando verme a mí y a mi esposa esta semana. La noticia de su muerte es devastadora y mis pensamientos están con su exmarido Don (Burton), sus hijos y su madre", afirmó Waite.

Por su parte, el cantante de Bad Wolves, Tommy Vext, explicó hoy en Facebook que a O'Riordan le gustó mucho la versión que hicieron de "Zombie", motivo por el que accedió a agregar su voz a una nueva grabación de una de las canciones más emblemáticas de The Cranberries.

"Zombie es un tema increíblemente personal y aunque nosotros somos una banda de rock duro, siempre hemos sentido la crudeza y honestidad que ella proyectaba sobre el escenario y en sus grabaciones, algo a lo que cualquier banda debe aspirar, independientemente del género", señaló Vext.

"Cuando supimos que le gustó nuestra versión y que quería cantarla, ese es el mayor cumplido que una banda nueva, o cualquier banda si cabe, puede recibir", agregó el vocalista de Bad Wolves.

O'Riordan escribió esa canción, según contó ella, para "gritar contra el trato inhumano del hombre contra el hombre y del hombre contra los menores", después de que el ya inactivo Ejército Republicano Irlandés (IRA) acabara con la vida de dos niños en un atentado con bomba perpetrado en la localidad inglesa de Warrington en marzo de 1993.

Johnathan Ball, de tres años, y Tim Parry, de 12, murieron en una acción terrorista que el IRA dijo que llevó a cabo en nombre de Irlanda, lo que enfureció aún más a Dolores, devota católica, quien calificó a sus miembros de "idiotas que viven en el pasado".

El presente y el futuro, por contra, sigue siendo para artistas como O'Riordan y The Cranberries, cuyo legado forma ya parte de la historia de la música.

En este sentido, su repentina muerte ha disparado las ventas online de algunos de los álbumes de la banda y de los trabajos lanzados en solitario por la cantante.

El portal Amazon ha informado de que el lunes, poco después de conocerse su muerte, subieron un 913 % las ventas del último disco de The Cranberries, "Something Else" (2017), mientras que "Are You Listening?" (2007, solo con O'Riordan) lo hizo un 147 %.

Les siguieron los álbumes del grupo "Everybody Else Is Doing It, So Why Can't We?" (1993), "To the Faithful Departed" (1996) y "Wake Up and Smell the Coffee" (2001), con una subidas del 107 %, 93 % y 77 %, respectivamente.

También la plataforma de música iTunes ha registrado un repunte espectacular de las ventas de los trabajos de The Cranberries, que ha colocado cuatro álbumes entre los diez primeros, en las puestos número tres, seis, siete y nueve.