Menu

El Wacken Open Air (W:O:A), el mayor festival de heavy metal del mundo, arrancó hoy en el norte de Alemania con 75.000 espectadores, las principales bandas del género y tuberías subterráneas para distribuir 400.000 litros de cerveza.

Tras la apertura oficiosa de ayer a cargo, como es tradicional, de la banda de bomberos voluntarios de la localidad de Wacken, está previsto que entre hoy y el sábado actúen en la décimo segunda edición de esta cita veraniega unos 150 grupos, encabezados por Status Quo, Europe Accept, Clawfinger, Sepultura, Marilyn Manson, Alice Cooper y Megadeath.

La organización planea vender unos 400.000 litros de cerveza (1,7 litros por persona y día) y, para evitar los habituales problemas logísticos con la reposición de barriles, este año ha instalado, por primera vez, unas conducciones subterráneas para llevar esta bebida directamente del almacén a las distintas barras.

"De esta forma los barriles no deben ser repartidos con pesados camiones", explicó Holger Hübner, uno de los organizadores del W:O:A:.

Estos vehículos pesados tenían problemas para atravesar las explanadas -durante el resto del año campo de pasto- llenas de espectadores y llegaban a atascarse en el barro en caso de lluvia.

Las medidas de seguridad se han elevado y la policía ha cerrado al tráfico la principal calle de Wacken y está registrando a todos los asistentes en las entradas al recinto de los conciertos y acampada.

La tranquilidad es, sin embargo, la norma, según las fuerzas de seguridad, que reconocen que los conflictos en el W:O:A: son en general menores que los que se producen en festivales similares.

Este festival se ha hecho un lugar en el circuito del rock duro precisamente por su ambiente distendido y la complicidad que se establece en sus tres días de existencia entre la población lugareña y los amantes del heavy.

Wacken es una tranquila localidad de apenas 1.800 habitantes a 70 kilómetros de Hamburgo y 50 de la frontera con Dinamarca y durante el festival es posible ver a vecinos ofreciendo tartas caseras y café a los visitantes.