Menu
  • Categoría: Cine

La película protagonizada por Joaquin Phoenix ha generado gran alarma en Estados Unidos.

Las autoridades estadounidenses han insistido en que Joker es una película peligrosa en términos de influencia para personas con personalidad de "tirador masivo". Por eso, advertida por el Ejército, la policía de Nueva York envió a agentes encubiertos a las salas de cine en las que se estrenó la cinta.

De acuerdo a esas advertencias, que parecen haber nacido solo de críticas cinematográficas de medios como la revista Time, la cinta dirigida por Todd Phillips podría despertar simpatía entre colectivos incels y otras personas con resentimientos hacia la sociedad.

Lea también: Elton John sobre su adicción a la cocaína: "me convirtió en un monstruo"

A tal punto ha llegado la alarma, que el FBI decidió establecer una vigilancia masiva a través de redes sociales. Así, cada post relacionado con el film que protagoniza Joaquin Phoenix será monitoreado por la Oficina Federal de Investigaciones norteamericana. Según consigna Cinemanía, esto es para anticiparse a posibles altercados e impedir que vuelva a repetirse algo como el atentado de Aurora, en el que fueron asesinados varios asistentes a una proyección de Batman: The Dark Knight.

Estas medidas complementan las instauradas por varios cines, que han prohibido los disfraces de payaso o las armas de juguete. "Como siempre, animamos al público a permanecer vigilante y a informar de inmediato sobre cualquier actividad sospechosa", manifestó en un comunicado el FBI.