Menu
  • Categoría: Cine

El actor australiano Hugh Jackman regresará a Broadway para meterse en la piel del timador Harold Hill en la reposición del musical "The Music Man", un clásico de la dramaturga Meredith Wilson, que se estrenará el 22 de octubre del 2020.

La obra, del productor Scott Rudin, se preestrenará el 9 de septiembre del próximo año en el teatro Shubert en Broadway, de cuyos escenarios el actor que reencarna a Lobezno en la saga de cine de "X-Men" ha estado ausente por varios años.

El actor (Sidney 1968) debutó en Broadway en el año 2003 con el musical "The Boy From Oz", en el que se mantuvo un año y que le valió un "Tony", los principales premios del mundo del teatro en Estados Unidos.

La obra será dirigida por Jerry Zaks y contará con una coreografía de Warren Carlyle, ambos ganadores de un Tony y que no se reunían desde el 2017, cuando trabajaron en la reposición de "Hello, Dolly".

La carrera de este intérprete dio un salto mayúsculo en 2000 cuando, tras haber intervenido en series y películas australianas, logró el papel de Lobezno en "X-Men", la cinta de Bryan Singer que inauguró una de las sagas de superhéroes más famosas de la historia del cine.

Jackman ha protagonizado tres películas exclusivamente centradas en Lobezno: "X-Men Origins: Wolverine" (2009), "The Wolverine" (2013) y "Logan" (2017).

Jackman, citado por la publicación "The Hollywood Reporter" ha asegurado que "The Music Man" fue el primer musical del que se enamoró cuando apenas era un estudiante en Australia, en 1983, y agregó que probablemente fue el momento en el que "la magia del teatro nació en mi".

"La idea de traer The Music Man a Broadway ha estado dando vueltas en mi cabeza por mucho tiempo, a lo mejor durante 35 años. Cuando Scott Rudin me llamó con esa buena idea, me quedé de una pieza", indicó el actor.

"The Music Man" se estrenó en 1957 en el teatro Majestic, donde estuvo más de tres años, con un reparto que incluyó a Robert Preston y Barbara Cook y ganó seis Tony, incluido el de mejor musical. Ha tenido algunas reposiciones a la que sumará la de Scott Rudin y fue llevado al cine en 1962.