Menu
  • Categoría: Cine

La casa del conocido actor Frankie Muniz sufrió serios daños y varias de sus pertenencias quedaron "destrozadas" durante una inundación causada por su mascota, un gato que había quedado solo en el inmueble, según dan cuenta varios medios.

El periódico USA Today reporta en su página digital que el actor de 32 años perdió varias de su pertenencias, incluyendo obras de arte y fotografías.

El histrión estadounidense, muy conocido por la serie humorística de la cadena Fox "Malcolm in the Middle", utilizó su cuenta de Twitter la semana pasada para enviar varios mensajes a sus seguidores relatando su frustración, después de viajar a Francia al funeral de un tío y regresar a su casa inundada.

"Llegué a mi casa del funeral de mi tío y me encontré con cuatro de los cinco pisos (...) bajo tres pies de agua. Y todo lo que tenía, destrozado", anotó.

"Todas las paredes, cada obra de arte, fotografías personales y muebles. Todo porque mi gato abrió por accidente una de las llaves del lavabo hace unos días mientras estábamos fuera", escribió Muniz, hijo de padre puertorriqueño y madre italiana e irlandesa.

"Estoy devastado y cansado de una dura semana con la pérdida de mi tío Skip, 45 horas de viaje de ida y vuelta a Francia para llegar y encontrar ese desastre", agregó en otro mensaje de su cuenta de Twitter.

El actor acotó lo "ridículo" de la historia pero aseguró que es verdadera.

"No pueden creer la destrucción", escribió el intérprete, que no dijo dónde se encuentra el inmueble pero, de acuerdo con su perfil del portal de medios audiovisuales IMDb, vive en Scottsdale, Arizona.

Muniz indicó que ha llorado más en estos dos días que en "toda" su vida.

El actor agradeció el apoyo de su novia, Paige Price, quien a su vez, en su página de Instagram, relató que paredes, pisos y techos tuvieron que ser reemplazados para evitar el peligro del moho.

La mala suerte de la pareja no terminó con la inundación, ya que el pasado sábado Muniz volvió a escribir en su cuenta de Twitter que tuvieron que evacuar la habitación del hotel donde se encontraban hospedados cuando sonó una alarma contra incendios.