Menu
  • Categoría: Cine

Tras sumergirse junto a Cate Blanchett en el imaginativo y mágico mundo de la cinta "The House with a Clock in Its Walls", el actor Jack Black destacó en una entrevista que ser original y auténtico, sin seguir lo que dice o piensa la gente, ha sido una de las claves de su vida.

"Veo a mis hijos ir a la escuela y sé que es importante para ellos encajar y ser normal, pero siempre les animo a que acepten ser singulares y ser extraños, porque eso ha sido la fuente de todos mis poderes: no ser como el resto del mundo", dijo.

"Es difícil hacerlo cuando eres un niño porque no hay nada más aterrador que ser considerado un extraño o no encajar. Pero creo que no es una mala época comparada con tiempos anteriores. La gente es cada vez más abierta y está cada vez más cerca de la aceptación (...). Con suerte, algún día llegaremos a ese lugar mágico en el que nadie se sienta bajo presión para conformarse", afirmó.

La magia impregna la pantalla en las aventuras familiares de "The House with a Clock in Its Walls", película del director Eli Roth que llega el viernes a los cines estadounidenses.

Basada en la novela homónima de John Bellairs, la cinta sigue los pasos de Lewis (Owen Vaccaro), un huérfano que se muda a la misteriosa mansión de su extravagante tío Jonathan (Black).

Junto a su no menos singular vecina Florence (Blanchett) formarán un trío que, recurriendo a habilidades sobrenaturales, tratará de frenar el fin del mundo.

La entrevista con Black (Hermosa Beach, EE.UU., 1969) tuvo lugar en Magic Castle, un club privado de magia en Los Ángeles que, con su aire victoriano y su abigarrada decoración interior, parece como si Hogwarts se hubiera mudado al corazón de Hollywood.

El entorno era ideal para charlar sobre una película que se entrega al poder de la magia, que combina sustos y risas, y que recuerda a la atmósfera gótica y el humor del Tim Burton más familiar.

Black apuntó que disfruta de los trucos de magia, aunque "por naturaleza sean una mentira".

"Pero hay también magia en el mundo cuando piensas: 'Oh, esa es una coincidencia loca. Tan loca que no puedo creer que sea realmente una coincidencia'. Como cuando parece que el universo te trata de enviar un mensaje y se siente como magia", indicó.

Como un niño grande, Black ha destacado con papeles de gamberro, inconformista y tipo peculiar en cintas como "School of Rock" (2003), y puntualizó que, sea un filme para adultos o para niños, su enfoque es el mismo.

"Sin importar quién esté en el público todo el mundo quiere que le entretengan. Pero cuando hago cosas que son específicamente para el público familiar tengo que elevar mi nivel porque, en películas más picantes, usaría palabrotas, pero aquí me tengo que centrar más para asegurarme de que es igual de divertido e interesante", admitió.

Uno de los puntos interesantes del largometraje es ver a Eli Roth, director de sangrientas y truculentas películas de terror como "Hostel" (2005), al frente de una cinta dirigida al público infantil, una labor que Black elogió sin reservas.

"Creo que (Roth) ayudó a Owen a sentirse comprometido con el proceso, que es algo crucial y clave. (El cine) es una rutina pesada y puede ser extenuante después de un día entero de hacer este tipo de trabajo. Puede afectarte, así que necesitas amarlo de verdad, tienes que divertirte y saborear la oportunidad de estar frente a la cámara", explicó.

"Owen siempre quería quedarse, aunque ya fuera su hora. 'Tienes que irte. Son las reglas del sindicato. Los niños no pueden trabajar más'. Y él decía 'no' porque le estaba encantando", describió.

Tampoco ahorró piropos para su compañera Cate Blanchett, una de las grandes intérpretes del cine contemporáneo.

Black destacó de la doble ganadora del Óscar su capacidad para atender "cada detalle", como una "obsesión", pero también su sabiduría para hacer una sola toma de manera loca y "dejarse llevar".

Por último, el actor habló del enorme éxito de "Jumanji: Welcome to the Jungle" (2017), filme donde compartió escenas con Dwayne "The Rock" Johnson y que tendrá una segunda parte.

"Nunca imaginé alcanzar esos niveles. ¡Casi llegamos a mil millones de dólares en todo el mundo! No voy a decir que me conmocionó, porque esperaba grandes cosas, pero sí me sorprendió gratamente", dijo.