Menu
  • Categoría: Cine

Penélope Cruz y Javier Bardem reconocen que rodar juntos, como lo han hecho bajo la dirección de Asghar Farhadi en "Todos lo saben", puede facilitar las cosas, pero no quieren que se convierta en un hábito ni repetir la experiencia con mucha frecuencia.

En una doble entrevista publicada hoy de forma conjunta por el periódico francés "Le Journal du Dimanche" en vísperas del Festival de Cannes que inaugurará precisamente la película del director iraní, los dos actores españoles -pareja en la vida real- insisten en separar su vida profesional y la privada.

Penélope Cruz admite, en relación a su trabajo en común, que "es agradable dar la réplica a alguien que conoces bien. Pero da algo de miedo caer en lo fácil. Por eso no quiero rodar con demasiada frecuencia con Javier".

"Un actor -añade- necesita crecer por sí mismo y la separación hace más preciosos los momentos juntos".

Insiste en que los dos están de acuerdo en separar vida profesional y vida privada, y en que ella no quiere que su identidad de actriz quede disuelta "en una imagen de pareja glamur".

Javier Bardem hace hincapié en que sus rodajes consecutivos, primero en "Escobar" y luego en "Todos lo saben", han sido producto de "una coincidencia" y en que ninguno de los dos quiere que se convierta en una costumbre.

"Es verdad que eso facilita la vida porque podemos pasar más tiempo en familia, pero estar pegados puede acabar con afectar a los nervios", explica.

Para ella, lo que les acerca como actores es su voluntad de "aprender siempre", pero también hay elementos que les distinguen.

"Javier no busca nunca el confort, y eso es muy estimulante cuando lo tienes enfrente. Mientras que yo necesito huir de mi personaje, él más bien es de los que se sumergen totalmente en su personaje. Aunque tiende a separar las cosas desde que tenemos hijos".

Para él, Penélope Cruz no ha cambiado desde que la conoció cuando ambos rodaban en 1991 "Jamón, Jamón", de Bigas Luna. Sigue siendo "trabajadora, generosa, respetuosa con todo el mundo en el plató. Es fácil currar con ella: no tiene estrategia, sigue su instinto".

"Sobre todo, a Penélope le gusta probar cosas diferentes, es muy apreciable para un compañero. Hace las cosas con seriedad sin tomarse en serio", concluye.