Menu
  • Categoría: Cine


Will Ferrell, que vuelve a compartir protagonismo con Mark Wahlberg en la comedia navideña "Padres por desigual 2", declaró en una entrevista que se sienten afortunados de que su asociación en la pantalla "funcione tan bien".

La secuela, que llega dos años después del estreno de la primera obra, radica su atractivo en la incorporación al elenco de dos pesos pesados del cine, Mel Gibson y John Lithgow, que interpretan a los padres de Wahlberg y Ferrell, respectivamente.

La llegada de ambos progenitores, de personalidades antagónicas, hará temblar los andamios de la relación que habían forjado Dusty Mayron (Wahlberg) y Brad Whitaker (Ferrell), que consiguieron aparcar sus diferencias al final de la primera versión.

Durante el transcurso de la película, los Mayron y los Whitaker tienen que ir dejando de lado sus excentricidades para poder congeniar y así poder brindar unas buenas Navidades a los niños, ya que comparten su custodia.

"Realmente disfrutamos trabajando juntos. Mark se adapta muy bien y lo interpreta todo de forma muy seria y real, y además tiene los mismos instintos en la comedia", apuntó Ferrell.

Respecto a su compenetración en la gran pantalla, se mostró muy satisfecho con los resultados y apuntó que "Padres por desigual 2", el tercer filme que ruedan juntos, después de la primera versión de la comedia y de "Los otros dos", es tan buena como las otras.

De hecho, pese a que no está recibiendo muy buenas críticas, la película recaudó 30 millones de dólares (25 millones de euros) en el fin de semana de su estreno en Estados Unidos, la mitad del coste de su realización.

Por su parte, Wahlberg señaló que lo más importante cuando estás rodando es que todo el mundo se sienta bien y que todo funcione correctamente.

"Lo que quieres es que todo el mundo lo haga igual de bien. Lo más importante es la película entendida como todo", reflexionó, preguntado sobre la química detrás de las cámaras entre los cuatro protagonistas.

Además, Ferrell aseguró que "fue un alivio" que Gibson y Lithgow fueran tan buenos en sus roles: "Nuestra reacción fue: ahora podemos hacer menos", bromeó.

Lithgow, que encarna a Don Whitaker, un padre muy cariñoso y sensible, consideró en palabras que el éxito de la comedia está en poner a gente con caracteres opuestos en una situación de conflicto para ver como reaccionan y se relacionan entre sí.

Un contraste logrado con su incorporación y, sobre todo, con la presencia de Mel Gibson en el reparto, que, acorde con su propia personalidad, como admitió interpreta a un padre muy masculino y de la vieja escuela.

Al tratarse de solo una exageración de su propio carácter, ambos reconocieron que no tuvieron que prepararse mucho los personajes y que el director de la película, Sean Anders, dejó mucho espacio para la improvisación.

En el caso de Gibson, que venía de dirigir la película bélica "Hasta el último hombre", aseguró que aterrizar en una comedia navideña fue un gran cambio de página.

"Es bueno confrontar una película seria y sucia con algo donde se puede renunciar a cualquier tipo de responsabilidad a tus superiores", afirmó.

Ambos destacaron la versatilidad de Ferrell y Wahlberg y lo bien acogidos que se han sentido, además de la buena sintonía experimentada a la hora de rodar.

Una sintonía que se complica dentro de la pantalla y que tienen que remediar para así devenir unos padres tolerantes e instructivos.

"Lo más importante es hacer lo mejor para los niños: estar todos juntos. Es nuestra responsabilidad educarles de forma feliz y saludable", apuntó Wahlberg.

"A veces tienes que dejar tus cosas y tu forma de hacer las cosas aparte y tienes que poder comprometerte", añadió, y recordó el inicio de la película, cuando ambos se llevan muy bien para tratar de la mejor manera a los niños.

En la misma línea, Gibson concluyó que la película es un claro ejemplo de que hasta una absurda familia es capaz de resolver sus diferencias para su nueva generación.

Para Lithgow, lo que hace "Padres por desigual" una película especial es que la familia entera puede ir a verla, ya que trata de eso y lleva consigo ideas como "el perdón, la esperanza y el renacimiento".