Menu
  • Categoría: Cine

La película dramática "Medea", de la cineasta costarricense Alexandra Latishev y que se exhibirá en el Festival de San Sebastián, desafía el típico rol femenino que ha sido construido por la sociedad para mostrar el rostro de una mujer confrontativa.

Este filme, que competirá en la categoría "Horizontes Latinos" del Festival Internacional de Cine de San Sebastián, en España, retrata a una joven que se siente ajena a su cuerpo y desconectada de su entorno.

En entrevista con la directora Latishev manifestó que "Medea" cuenta la historia de María José, interpretada por Liliana Biamonte, una chica universitaria a principios de sus veinte que carga con el secreto de su embarazo no deseado.

Sus días transcurren entre sus estudios, sus distantes padres, los entrenamientos de rugby y las aventuras con su mejor amigo. En ella se visibiliza la condición de la mujer con una mirada que se aleja de los estereotipos.

"Tiene que ver con una condición de género, tiene que ver con ser mujer y que de alguna manera no somos completamente dueñas de nuestros cuerpos, porque muchas de nuestras decisiones están demasiado condicionadas por otros", afirmó la directora.

Latishev añadió que su interés se enfocó en trabajar el tema del cuerpo, al que cataloga como "un espacio político" que además tiene que vivir en un contexto "completamente opresivo", en donde la toma de decisiones siempre va a estar intermediada por los demás.

María José oculta su embarazo, lo tiene en negación y lleva eso hasta las últimas consecuencias, en el contexto de un país en el cual el aborto es penalizado mientras no represente un peligro para la vida o la salud de la madre.

"La peli esta formada por una serie de situaciones que podrían corresponder a la cotidianeidad de nosotras como mujeres, pero la idea es exponer el alrededor, un país que no reconoce lo que tiene al frente, en donde no tenemos una relación igualitaria, y además somos completamente ajenos al dolor y sufrimiento del otro", destacó la cineasta.

Según Latishev, la negación no solamente se centra en la joven, sino también que se vive a nivel colectivo, en el cual su ambiente cercano no nota, ni ve, ni se interesa en sus cambios.

A nivel de puesta en escena es una película estrecha, enfocada solamente en el personaje y sus acciones. Pero sus padres, el chico que le gusta, su mejor amigo homosexual y su grupo de rugby, también forman parte de ese entorno distante en el cual convive.

"Quería que fuera un personaje confrontativo, no esa típica chica embarazada de '¡qué lindo y hermoso es todo!', sino que es todo lo contrario, no quiere el embarazo y todas las acciones te apelan como espectador", sentenció la costarricense.

"Medea", relacionada de alguna manera con la mitología griega, es la primera película de Latishev, de 30 años, ejecutada con un muy bajo presupuesto y que implicó cuatro años de trabajo.

A finales de septiembre el filme tendrá su estreno europeo en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián, uno de los más importantes del mundo.

La categoría en la que participará "Medea" (de producción Costa Rica-Argentina-Chile) es "Horizontes Latinos", una selección de largometrajes que fueron producidos total o parcialmente en Latinoamérica, dirigidos por cineastas de origen latino, o que tengan por marco a esta comunidad.

Además, al ser la primera película de su directora, la película optará por el Premio de la Juventud, atribuido por un Jurado formado por unos 300 jóvenes estudiantes.

"Es un privilegio ser parte de este festival clase A entre una selección impresionante de películas, y que le da mucha visibilidad a las películas. Esta película fue un reto muy fuerte para mí, porque además de ser pequeña, poner en escena un tema así y verla finalizada me permite sentirme orgullosa de mi proceso", dijo.

La película tuvo su estreno mundial en el Festival de Cine BAFICI en Buenos Aires, Argentina el pasado abril y fue parte de la selección oficial del Festival de Cine de Lima, en Perú, que se llevó a cabo del 4 al 12 de agosto.