Menu
  • Categoría: Cine


Los veteranos actores Michael Caine y Morgan Freeman protagonizan en "Going in Style" una "comedia con profundidad social" que, accidentalmente, presenta una realidad en consonancia con los tiempos actuales.

La cinta, estrenada en Estados Unidos el pasado día 7 y que llega hoy a las pantallas españolas, combina elementos cómicos con un trasfondo de precariedad social, que inquieta a tres carismáticos pensionistas, al tiempo que derrocha ternura y aborda el romanticismo y el sexo en la vejez.

"Es una película sobre justicia y, de forma totalmente accidental, versa sobre los tiempos actuales, acerca de personas que pierden sus pensiones, que es lo que está ocurriendo ahora mismo", reflexionó el británico Caine en una entrevista conjunta con Morgan Freeman.

Ambientado en Nueva York, el filme adopta como telón de fondo el drama que mantiene en vilo a tres ancianos acuciados por urgentes preocupaciones financieras, tras ver cómo el sistema les despoja de su plan de pensiones.

Los tres amigos, Joe Harding (Michael Caine), Willie Davis (Morgan Freeman) y Albert Gardner (Alan Arkin) maquinan un minucioso plan para atracar un banco y recuperar su dinero tras concluir que ya no tienen nada que perder.

Mientras que el personaje de Caine -de 84 años- se convierte en el líder de facto de esa improvisada e improbable banda de criminales, Willie, a quien encarna Freeman -de 79-, aporta encanto y frescura, mientras que Alan Arkin interpreta al más pesimista y cínico de los tres.

"Mi personaje es un hombre mayor, y yo lo soy, es muy real, y yo lo soy, y la situación que presenta la película es muy verdadera", indicó Caine al explicar qué le atrajo del guión de Theodore Melfi.

De procedencia obrera, el protagonista de "Alfie" y un sinfín de conocidos títulos apuntó además que él, como Joe, también ha experimentado "una situación afectada por la pobreza", lo que le hace "comprender" por lo que pasa su personaje.

Por su parte, Morgan Freeman anticipó que está convencido de que muchas personas podrán "identificarse" con partes de la trama: "Me temo que esta película tocará a mucha gente".

El intérprete afroamericano agregó, en clave de humor, que confía en que pese al realismo de la película, "las personas que la vean no salgan pensando que esto es lo que hay que hacer".

"Es una comedia. Queremos que se rían", remachó, en este sentido, su compañero de reparto.

Dirigida por Zach Braff, este "remake" de un filme de 1979 del mismo título, protagonizado entonces por George Burns, Art Carney y Lee Strasberg, también reúne en la gran pantalla, una vez más, a ambos intérpretes, que ya han compartido cartel y protagonismo en proyectos como "Now You See Me" o la trilogía del "Dark Knight oscuro".

"Siempre te sientes muy relajado cuando trabajas con personas que conoces; También he trabajado con Alan (Arkin) y tanto él como Morgan son actores brillantes, así que de alguna manera te encuentras en una 'zona cómoda', pero igualmente tienes que trabajar duro", dijo Caine.

El reparto incluye nombres como Matt Dillon ("Crash") en el papel de detective del FBI; Ann-Margret ("Tommy"), como objeto amoroso de Albert; la jovencísima Joey King ("The Conjuring"), que interpreta a Brooklyn, la inteligente nieta de Joe, para la que él representa una figura paternal; y Christopher Lloyd, (de la trilogía "Back to the Future") como Milton Kupchak.

De procedencia humilde, el carismático Caine logró labrarse un hueco en la élite de Hollywood para convertirse en una estrella del mundo del celuloide en la década de los sesenta.

Nominado en seis ocasiones al Óscar, se hizo con su primera estatuilla como mejor actor de reparto en "Hannah and Her Sisters" (1987) de Woody Allen y logró su segunda estatuilla en la misma categoría por "The Cider House Rules" (1999). Pero también atesora tres Globos de Oro como mejor actor y un premio de la Academia británica por "Educating Rita".

Por su parte, Freeman, una de las figuras más reconocibles y premiadas del cine estadounidense, cuenta con otra dilatada carrera en la que ha colaborado en más de 110 películas.

Entre otros títulos, destacan "Seven", "Driving Miss Daisy" o "Million Dollar Baby", por la que recibió el Óscar al mejor actor de reparto en 2004.